Centro Neuronex

El centro de atención integral del daño cerebral NEURONEX surge para paliar en la medida de nuestras posibilidades las carencias en cuanto al tratamiento de las secuelas físicas, psicológicas, trastornos de conducta, trastornos cognitivos , etc en personas afectadas de daño cerebral sobrevenido o también llamado adquirido.

Realizamos tratamientos integrales en patologías tales como traumatismos craneoencefálicos, lesiones medulares, accidentes vasculares cerebrales (ACV o ictus), secuelas físicas en tumores cerebrales y cualquier trastorno motor relacionado con la afectación del sistema nervioso.

En primer lugar solicitamos a los familiares la información médica previa, tratamientos anteriores, fecha de alta, si puede comunicarse con los demás, alteraciones importantes en su conducta, etc. Con toda esta información, estudiamos el caso y si procede citamos al interesado con sus familiares. Esta primera consulta para recavar datos y conocer de primera mano el estado general del interesado no repercutirá en ningún gasto adicional.

Desde hace más de tres años prestamos nuestros servicios en consulta o en el domicilio del afectado, toda vez que ha recibido el alta hospitalaria.

Servicio individualLa filosofía de trabajo de nuestro centro es la de una atención especializada, individualizada (no son tratamientos grupales, respetando en todo momento la intimidad del afectado) y multidisciplinar. Esto último hace referencia a la intervención de diversos profesionales especializados en sus respectivos campos, que van a llevar a cabo el proceso de recuperación funcional de las personas afectadas. Todos los componentes del equipo que intervienen en cada uno de los casos se reunirán para acordar el programa terapéutico a seguir, informando posteriormente a la familia del paciente.

Es muy importante que la familia se acerque al centro donde se va a tratar (sea NEURONEX o cualquier otro centro especializado) a su ser querido. Así podrán constatar que cuenta con las instalaciones y material adecuado para este tipo de pacientes.

A modo de guía recomendamos que verifiquen que todos los profesionales que van a tratar a su familiar estén debidamente documentados, colegiados en sus respectivos colegios profesionales y dados de alta en la seguridad social (para no tener problemas a la hora de facturar).

Todo profesional sanitario que intervenga en estos procesos debe tener una formación especializada en este tipo de patologías. Deben informar a la familia en todo momento de las intervenciones que van a llevar a cabo, objetivos terapéuticos a corto, medio o largo plazo (teniendo en cuenta que estamos hablando de procesos de recuperación largos en el tiempo y con una cadencia lenta).

En cuanto a las instalaciones o centros de atención especializada deben contar con los respectivos permisos. En nuestro caso la autorización de instalación y funcionamiento para establecimientos sanitarios de la Junta de Andalucía. Otro requisito por muy obvio que pueda parecer es que sean de fácil acceso y no presenten ningún tipo de barrera arquitectónica (baños adaptados, elevadores para sillas de rueda, pasillos sin obstáculos, etc.).

centroneuronex-instalacionesIgualmente, debe contar con material y soporte especializado (camillas neurológicas especiales, planos inclinados electrónicos, sistemas de marcha, cintas mecanizadas, etc.).

Todo paciente afectado de daño neurológico debe ser sometido a exploraciones y valoraciones por los diferentes miembros del equipo de trabajo para determinar en cada uno de los casos cuales son las capacidades reales de recuperación del afectado.

Posteriormente se emitirán informes de valoración, indicando en cada uno el tratamiento a seguir así como la frecuencia del mismo.

A groso modo indicar que la rehabilitación sensitivo-perceptivo-motora es realizada por un fisioterapeuta cualificado. El logopeda llevará a cabo la intervención dirigida a la recuperación de los diferentes mecanismos implicados en la producción del lenguaje (oral y escrito). El neuropsicólogo se encargará de intervenir en los diferentes trastornos conductuales, emociones, alteraciones cognitivas, etc. Si el afectado logra una recuperación funcional adecuada entrará en un programa de entrenamiento de las diferentes actividades de la vida diaria (siempre que no dependa de un familiar para realizar las tareas básicas), supervisado por un terapeuta ocupacional.

Resaltar que no todos los afectados precisan de la intervención de todos los profesionales que componen el equipo multidisciplinar.

El nivel y extensión de la lesión cerebral determinará el número de profesionales que intervendrán en el proceso de recuperación funcional.

A mayor daño cerebral mayor número de secuelas, por lo que desde aquí recomendamos a los familiares que se pongan lo antes posible en manos de buenos profesionales para paliar en la medida de lo posible el daño central sufrido. Según los estudios realizados por especialistas, los doce meses posteriores al daño del sistema nervioso son fundamentales para la recuperación de las capacidades funcionales del paciente.

Distribuir contenido